Follow by Email

sábado, 30 de junio de 2012

Ciudades de la memoria

Para cualquier persona que se precie caminante de calles urbanas puede saborear el corazón de la ciudad de una manera totalmente distinta. El haber viajado un poco y haber vivido en diferentes ciudades desde hace 15 años, me ha hecho valorar las rutinas de cada una de ellas. Si cierro mis ojos, puedo mentalmente cruzar cada una de ellas como si de un vulgar google maps se tratara.

Si algun dia me siento especialmente melancólica de algun sitio en especial, pongo mi mente en off y cierro mis ojos, para abrir todos mis otros sentidos, guardados todos en el corazón de mi mente. Alli me encuentro, como muchas madrugadas, callejeando por las calles de mi ciudad mental. Recuerdo la luz, ese sol timido que depende de que estación del año se encuentre, brilla con más fuerza o solo es un destello. Esos olores de brisa fresca, mezclada con olores de café molido, cerveza, alcohol, agua estancada, árboles verdes, hierba.......sigo caminando por las calles con alguna que otra persona camiando cerca mia, o simplemente sentados en un banco.

Estas calles se tornan mágicas por la noche en el centro de la ciudad con muchisimas luces y gente hablando distintos idiomas. Todos muy apresurados y dependiendo del dia de la semana, con caras cansadas o con caras felices. La magia de la noche hace que todo se desdibuje de irrealidad. La gente te para y te pregunta cosas y tu sigues caminando, negando con la cabeza. Se paran en tiendas de 24hrs para comprarse algo para comer al recordar que, hace muchas horas yá que comieron por última vez (y quizá por eso la cerveza no les haya sentado muy bien).

De vuelta  a casa, por calles llenas de luces, caminado por entre los parques de hierba y mirando esa luna tan grande encima mia, tengo esa tranquilidad de mirar a las ventanas apagadas e imaginarme a la gente durmiendo. Entonces recuerdo como cuando yo era pequeña, mientras estaba durmiendo en mi cama, escuchaba unos zapatos de tacón pasando por la acera y hacia que me despertará para imaginarme toda clase de historias acerca de la misteriosa mujer. ¿De donde vendria? ¿Hacia donde se estaria dirigiendo a estas horas de la mañana?. Ahora era yo la mujer misteriosa y todas las ventanas apagadas eran niñas como yo que se preguntaban quien era.....Yo sigo siendo aquella niña que sigue teniendo muchas historias en la cabeza y solo sabe que contarlas para que los demás las tengas tambien .

No hay comentarios:

Publicar un comentario