Follow by Email

martes, 20 de marzo de 2012

Sin prisa

Coger el cielo. Volver a caer. Sonreir mirandolo. Intentar cogerlo de nuevo y volver a caer. Es tan divertido intentar agarrar la luna y sus estrellas y al darte cuenta que no puedes, quedarte mirando de espaldas hacia ellas, mientras se rien de ti y se alejan. Nunca me habia parado a mirar tanta belleza. Todo eso lo tenemos todos los dias encima de nosotros y nadie se digna a mirar hacia arriba. Miramos demasiado hacia abajo. Un dia leí, que cuando la gente llama a los telefonos de la esperanza diciendo que quieren suicidarse, lo primero que les preguntan es donde estan mirando. Si estan mirando hacia abajo, les dicen que miren hacia el techo. Que miren hacia arriba. La vida se ve de manera más positiva desde arriba.

Entonces tus brazos me esperan. Me cogen y me levantan. Una vez estoy arriba vuelvo a correr. No por que huyo de ti, si no por que me divierte pensar que me quieres coger. Corro mientras tu voz me llama y me pide que deje de correr. Entonces, la luz de la luna me vuelve a hipnotizar y me doy cuenta de lo rápido que respiro. Me quedo sin aire.

Y alli llegas tu, para cogerme. Nooo... ahora no, necesito aire. "¿Que te pasa? ¿Por que huyes de mi?" Me dá rabia que todavia no me conozcas. Odio ese tipo de preguntas. Más que nada por que no se como contestar. No huyo. Simplemente corro. Sin ninguna excusa. Me gusta correr y sentirme libre. Me gusta sentirme como en la pelicula de Forrest Gump cuando tras una mala noticia se pone a correr y no sabe por qué, pero lo necesita. A veces, sobre todo, cuando siento mucho, necesito correr.Asi que cuando oigo que huyo de ti, te miro y vuelvo a correr, por que no has entendido nada.

Al cabo del rato me doy la vuelta atras y ya no estas detras mia. Ya te has cansado. Que pena!!! Hemos dejado de jugar. ¿Y que es esto del amor sin el juego?¿Y por qué los hombres os poneis tan serios? ¿Pensais que nos reimos de vosotros cuando lo que queremos hacer es reirnos con vosotros?  Queremos un hombre que nos haga reir y que no le importe que nos riamos. Y que nos cojan la mano cuando caemos, con una sonrisa. Y que cuando queramos correr, corran con nosotras. Sin preguntas. Sin malpensar. Sin pensar. Solo riendo. Solo siendo felices.

4 comentarios: