Follow by Email

sábado, 28 de abril de 2012

Tic-Tac

El tiempo. Eso que dice la gente que se nos escapa de las manos. Lo que ni se compra ni se vende y que todo el mundo quiere siempre más. Cuanta gente te dice que quiere más horas en su día y que no tienen tiempo para hacer nada. Algo totalmente abstracto pero que nos tiene a todos agarrados del alma. El paso del tiempo y sus consecuencias nos deja exhaustos y con la sensación de que siempre podíamos haber hecho más y mejor.

La realidad es que nos da la sensación de no tener tiempo para nada, por que invertimos mucho tiempo en hacer cosas que no queremos hacer. Pasamos nuestras vidas atareados en cosas que no nos aportan nada y entonces si......entonces no tenemos tiempo para nada.......

Y mi pregunta aquí seria ¿por que no dejamos de hacer lo que no queremos hacer y empezamos a hacer lo que si que queremos hacer? Estoy segura que entonces no nos quejariamos del tiempo, por que el tiempo no seria una secuencia de minutos si no una secuencia de imagenes, de experiencias que no se separan la una de la otra, haciéndolo una experiencia en total, en general, sin principio y sin final. El tiempo dejaría de importarnos por que no acumulariamos minutos, sino momentos, todos tan especiales que no sabríamos dejarlos escapar para mirar el reloj.

"¿Que hora es?" No se. La hora en la que estoy disfrutando de esto que estoy haciendo.
"¿Que haces con tu vida? ¿No ves que se te esta pasando?" No. No se me pasa nada. Me pasa mucho. Y todo lo que me pasa es tan enriquecedor que estoy deseando que me pase más.
"¿Pero como puedes decir eso? ¿Quieres que pase el tiempo? ¿Quieres perder cosas?" ¿Que cosas?
"¿La juventud, los momentos que no vuelven a pasar, la gente a la que quieres?" Mira: La juventud la traigo siempre conmigo y no la dejo escapar pues todavía sigo mirando con sorpresa todo lo que me rodea. Los momentos que no vuelven a pasar, pasados están y dejan paso a lo que tiene que venir, y la gente que quiero nunca pasa pues la vivo cada día en mi corazón con su recuerdo.

Vivir la vida día a día sin mirar el reloj si no el corazón. Ver si este esta contento...eso es lo que nos tiene que preocupar.

sábado, 21 de abril de 2012

Sueños

La sociedad, desde hace unos años, y debido a la crisis bancaria y política, ha dejado de soñar. ¿Para que voy a soñar si va a salir justo lo contrario? ¿Para que decir nada si justo al día siguiente pasa algo que lo tira todo al traste?

 La gente se ha hecho pragmática. Y lo que es peor, no dejan soñar a los demás. En cuanto alguien te dice un plan viene un grupo de gente a dejarte claro que eres un iluso, que las vacas gordas ya han pasado y que vinieron los tiempos de apretarse el cinturón. Que ya han habido muchos años de derroche y que era normal que todo eso terminara como ha terminado. Que aquellos años de irrealidad han terminado y esta es la cruda realidad que han dejado atrás.

 Te dejas convencer con ese dialogo derrotista y propio de un discurso apocalíptico más que de unas palabras de un amigo. Ese miedo y respeto a lo que "esta pasado a todos" se te pega. Empiezas a pensar que no puedo moverme del sitio por si me caigo del tablero de este ajedrez, donde todos parecemos estar esperando un jaque mate de un momento a otro.  Entonces nos levantamos por las mañanas sin ganas de nada, por que nos sentimos obligados a parar nuestra vida, por que la crisis así lo dice.

Y yo no quiero parar mi vida, por que quiero seguir subiendo escaleras y si puedo de dos en dos mejor. Siempre he tenido ganas de vivir la vida la máximo y este miedo me paraliza. Así que aquí estoy parada en la casilla de cárcel, donde me dice que tengo que volver a la casilla de salida o quedarme allí como mínimo tres partidas.  Entonces veo a gente que avanza, sin miedo delante de mi y sigue haciendo cosas y entonces pienso "no puede estar tan mal si hay gente que sigue moviendose y encontrado oportunidades allá donde van".

Así que empiezo a saltar y ya estoy fuera. Todavía veo a la gente que me mira con ojos asutadizos y con cara de "¿que estas haciendo? ¿Quieres suicidarte? Mira que si cometes un error ya no hay marcha atrás" y solo me dan ganas de gritar "¿No os dais cuenta que sois vosotros los que con vuestro miedo estáis volviendo hacia atrás?" Si nos quitamos los sueños nos quitan la vida.

Hay que seguir soñando, arriesgando y dándolo todo como siempre, sin miedo, dejando al conejo blanco preocuparse de su reloj y sus miedos y nosotros seguir siendo Alicias y tratando de descubrir donde está el Pais de las Maravillas.

martes, 3 de abril de 2012

Gracias!

Tras el paso de los años, la madurez te hace recapacitar en todos los aspectos de la vida. Si tienes el trabajo que siempre has deseado, si te encuentras en el lugar donde te gustaría pasar el resto de tu vida, y por supuesto, si tu corazón esta en el lugar adecuado.

Creo que pocos recuerdos se hacen tan nostálgicos como aquellos recorridos con el corazón. Mirando hacia atrás piensas en cuantos corazones rompistes sin querer y por que te lo rompieron a ti. Tantas luchas sin vencer, tanto sufrimiento sin sentido y tanta felicidad guardada en un rincón especial del alma.

A veces pienso que no es justo el tratamiento del desamor. La gente lo ejecuta y lo trata como un apestado, mientras yo lo guardo en un lugar especial, pues me hizo apreciar lo que tengo hoy en día. Con estos desamores aprendí tanto!!. Creo que nadie puede describir su vida madura sin resaltar a las personas que pasaron por ella. De todas hemos aprendido tanto que han cambiado nuestra manera de pensar, de ver la vida, de hacer las cosas....

Y entonces me pregunto, ¿por que no se puede hablar del pasado amoroso? ¿Por que la gente piensa que todavía sigues enganchada a ello, como si no estuviera bien y como si tuvieras que avergonzarte de ello?. No creo que sea normal, nada normal. De la misma manera que recordamos a un amigo que vino a consolarnos cuando nos sentíamos solos, a aquel profesor que nos enseño a valorar los libros, a aquella amiga que nos regalo su muñeca cuando la queríamos exactamente igual y ya no habían más, por ese mismo motivo, ¿por que no puedo recordar a aquella persona que me descubrió por primera vez a Led Zeppelin? o ¿por que no puedo recordar a aquel novio que me enseño a ser fuerte y enfrentarme a mis jefes? o ¿por que no puedo recordar a quien que me llevo de la mano por unas calles que nunca había visto antes? o ¿por que no puedo recordar a aquel que me hizo descubrir un nuevo movimiento artístico? o ¿por que no puedo recordar a quien que me hizo vivir una cultura diferente? Por que, señores y señoras, gracias a ellos, soy la mujer que soy hoy.

Gracias a todos ellos, por haber sido tan estupendos y darme la oportunidad de conocerles mejor. Gracias a ellos por quererme y por ayudarme. Y por supuesto, perdón a todos los que les haya hecho daño. Gracias por vuestro amor y por portaros como familia cuando lo he necesitado. Mis novios, mis amantes, pero sobre todo, mis amigos de camino. Gracias!!