Follow by Email

sábado, 9 de abril de 2016

Principios

Cuando te parecía que todo estaba dibujado, la mano del destino lo desdibuja y hay que volver a empezar. No es empezar por donde lo dejaste, si no que hay que empezar un nuevo camino. A ese camino te llevas las cosas aprendidas del ultimo viaje, pero pronto te das cuenta de que si quieres hacerlo bien, lo que traes de antes solo te estorba. Necesitas empezar de cero. Aunque parece que retrocedes, es una falacia, pues en ese camino nunca habías estado antes.

La vida es muy sabia, Nos quita para darnos. Nos dá caminos distintos para que no nos cansemos de caminar. Nos da distintas visiones para que podamos aprender de nuevo. Para que sigamos enamorándonos de la vida. Esa vida llena de sorpresas que se desvelan poco a poco,  en su justo momento, cuando realmente estamos preparados para recibirlas.

Cuando somos jóvenes nos encantan los principios de curso, los principios de verano, los principios de las relaciones. Cuando nos vamos haciendo mayores empezamos a tener miedo. Miedo al cambio. Nos aferramos al refrán de "Más vale malo conocido que bueno por conocer" y con ese miedo nos quedamos quietos sin seguir caminando. Pero nuestro cuerpo que es sabio nos grita por todos los costados que tenemos que seguir, que cuando el rio esta parado está muerto. Nosotros hacemos oídos sordos y pretendemos que somos felices en nuestros estados de ansiedad y en nuestro miedos contantes de perder la rutina que nos esta matando poco a poco. Y ahí viene la crisis. Llámalo de los 40, de los 50 o de los 60. Esa crisis tan usada pero que realmente es el mecanismo de autodefensa del cuerpo de romper con todo y salir corriendo. Nos quitamos la coraza y empezamos a respirar. Como si de una presa rota se tratara, el rio se desboca por todas partes.

La gente dice que las crisis son malas. Eso lo dice la gente que esta arrinconada, muerta de miedo. Pero para la gente que las sufre, saben que es bueno. El cuerpo es sabio y cuando rompe simplemente se esta liberando de las cadenas del miedo y la resignación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario