Follow by Email

sábado, 14 de junio de 2014

Adolescencia

Sonriendo al camarero, este se acerco hacia donde ella estaba. "Una cerveza" le dijo acercándose a su oreja. Él le pudo oler ese aire juvenil y chispeante de esos olores baratos de colonia de moda para adolescentes. Ella le miraba con atención mientras le preparaba la bebida. Le gustaba desde hacia tiempo y ese era el motivo por el cual acudía a aquel tugurio de mala muerte todos los fines de semana. A su amiga le encantaba la música que pinchaba el dj, uno de esos tíos que se las daban de cool y moderno con varios discos indies y pintas raras.

"Creo que esta vez me ha rozado al darme la bebida. Me lo comería entero" le decía a su amiga al sentarse en el sofá donde se sentaban siempre. Un sofá casposo y con un tapizado ochentero horroroso pero que daba un aire muy alternativo al lugar. "Siempre dices lo mismo, pero luego nos vamos de aquí y no pasa nada. Como no te decidas y hables con él vamos a estar asi siempre" "Ya. Pero no me atrevo. Seguro que hay un montón de tías detrás de él. Si me da calabazas me muero" "Venga. Yo te ayudo. Voy a pedir y le insinuó algo" "Nooo......ni se te ocurra".

Mientras la otra le tiraba de la falda para que se sentara, la amiga, ni corta ni perezosa, se fue a ejecutar lo que le parecía el plan del año. "¿Me pones un vodka con limón?" El camarero se daba unos aires de chico que había visto todo y vivido todo, lo que hacia las delicias de las niñas que por allí se acercaban. Era lo bueno de trabajar en un garito como aquel pues el dinero no era para tirar cohetes.
"Oye, ¿como te llamas?" "Me llamo Isaac" "Yo me llamo Marta y esa de ahí con el pelo rubio es mi amiga Lucia. ¿Te gustaría tomarte algo con nosotras cuando cierre el local?""Ufff....hoy tengo mucho curro por aquí. No sé a que hora terminaré. Dame tu teléfono si eso y te llamo si puedo, eso si, no te prometo nada. Lo digo para que no estéis esperando mi llamada, ¿vale?" El vale lo dijo guiñando el ojo y con su mejor sonrisa. Imposible enfadarse ante tal comentario chulesco con semejante mueca.

"Tía, le he dado mi teléfono. Igual nos llama para tomarse la última con nosotras. Si que tienes razón. Esta como un queso" Lucia no se quedo muy contenta. Al final y al cabo le había cogido el teléfono de su amiga, no el de ella. ¿Como podía confiar en Marta? Siempre había sido más ligona que ella. "Vale. Voy a decirle algo yo también" Y de un sorbo se termino la cerveza. "Oye, ¿me pones otra? Isaac¿no?" "Y tu Lucia ¿no?" Ella se sonrojo a ver que se acordaba de su nombre. "Exacto. Oye, no te tenias que pensar lo de quedar con nosotras. Sabemos de una fiesta por la que tenemos que pasar y fijo que va  estar ambientadisima" Lucia estaba desesperada y se estaba inventando una historia hiperpatetica de la cual no sabria como salir, pero de momento quería escuchar solo un si de Isaac.
"Ya le he dicho a tu amiga que le llamaría si puedo salir. Estoy muy liado y no se que va a pasar" Volvió a utilizar la misma técnica que con Marta y le guiño el ojo y sonrió, pero esta vez además le rozo la mejilla haciendo que la pobre Lucia se derritiera.

"Te voy a dar mi teléfono también por si acaso. ¿Me das un papel y un boli?" Lucia le puso su nombre y en vez de un punto puso un corazón. ¡Nada más obvio que los punto-corazón! Cuando se sentó le dijo  a Marta. "Creo que le molo. Este viene fijo". De repente salio la canción de "I follow you" de Melody´s Echo Chamber y las dos se pusieron a bailar de un salto " Mi canción favorita" "Y la mía. Es superchula". Mientras las dos bailaban tonteando mutuamente, Lucia miraba de reojo a Isaac. Él miraba hacia ella de manera atenta y ella se pavoneaba con sus mejores movimientos. De repente salio de la barra y se puso a coger vasos sin parar de mirar hacia la dirección de Marta y Lucia hasta que se acerco hacia donde estaban ellas. El corazón de Lucia palpitaba muy rápido pensando que se iba a acercar a decirle algo "Me disculpas" le dijo apartándola para coger de la cintura a la chica que había al lado y darle un morreo de los de película. Lucia se quedo atónita y Marta al verle la cara le cogió la mano y la saco de alli.



No hay comentarios:

Publicar un comentario